Por una vida cotidiana más humana, más solidaria y más saludable

MADRES Y PADRES AYUDANDO A CRECER HOY. No hay recetas pero sí criterios. Ez dago errezetarik baina bai irizpideak. "No os lo perdais". Entrevista en el diario DEIA

03.12.2015 13:32

 

Ana Sáenz: “Padres y madres deben hacer escapadas solos por un criterio de salud”

UNA ENTREVISTA DE A. RODRÍGUEZ - Domingo, 9 de Agosto de 2015 - Diario DEIA 

·          

Bilbao - Ni la tarea de los padres es entretener ni hay que negociar todo. Ana Sáenz, psicóloga del Área de Salud y Consumo del Ayuntamiento de Bilbao, ofrece pautas para veranear con los hijos y salir indemnes.
Sale uno del ‘parking’ y el niño pregunta cuánto falta. ¿Cómo viajar con ellos y no morir en el intento?
-Hay que anticipar, decirles que va a ser un viaje largo y que tienen que aguantar porque el final es maravilloso, llevar algo para que se entretengan, favorecer que jueguen entre hermanos  y propiciar que disfruten del proceso viendo el paisaje.
Hay sillas de seguridad con auriculares y el DVD parece obligado. ¿No basta con mirar por la ventana?
-Yo soy partidaria de menos pantallas y más realidad. Menos parques temáticos y más naturaleza. El problema es que pensamos que los niños y niñas no pueden aguantar, que piden mucho y hay que darles, y no es verdad, cuanto más les demos, se convierten en más demandantes.
Llevas a un adolescente a ver París y no levanta la mirada de la pantalla del móvil. ¿Se lo tiras al Sena?
-Todo depende de si quería ir o no. Hoy en día se lleva de vacaciones a chavales de 18 años cuando tenían que hacer el viaje con sus amistades, no con los padres. Yo no le tiraría el móvil. Me preguntaría: ¿Tenía que venir con nosotros a París?
A algunos chavales les falta el wifi y es como si les faltase el oxígeno, hasta el punto de que condiciona el alquiler de un alojamiento.
-Si no conseguimos un sitio con wifi, que no es imprescindible, que descubran lo que significa estar sin él y busquen estrategias. Crecer es ir elaborando estrategias para la vida.
Se ven niños con gorra, camiseta solar, flotador, manguitos…
-Es fruto de la excesiva sobreprotección que se da hoy en el proceso de crianza. Son necesarias una serie de medidas, pero a veces se suple el cuidado con cosas materiales. 
Un niño ajeno te entierra en arena y uno no se atreve ni a reñirle.
-Es por el exacerbado individualismo. Hoy no existe la idea de que se educa en comunidad. Cualquiera tendría que aprovechar para ayudarle a crecer y decirle: Así no se puede estar en la playa, tienes que tener en cuenta a los demás. Pero si dices eso, te saltan: Oye, que es mi hijo, ya me encargo yo de su educación. Es como si el hijo fuese una propiedad privada que nadie más tiene que cuidar. 
Las negociaciones sobre los horarios de llegada son muy duras.
-Los padres y madres tienen que ir ampliando el horario a medida que el hijo o hija va adquiriendo recursos para enfrentarse a la realidad, que es diferente a la una que a las cinco de la mañana. El problema es que muchas veces ponemos los horarios según nuestros temores, no según las necesidades del adolescente.
¿El WhatsApp es una ‘bicoca’ para el espionaje paterno?
-La crianza y la educación se tienen que basar en la confianza, no en la vigilancia policial. El WhatsApp es un medio muy útil porque te permite estar en comunicación, pero cuidado con nuestros temores. A veces hacen que estés como una cámara vigilando qué hace para evitarle dolores que va a tener que pasar. No vigilancia permanente, sino criterios y cuidados adecuados a la edad.
Los deberes en verano son insufribles para muchas familias.
-No está comprobado que hacer deberes en verano ayude a la tarea educativa. Si el curso ha ido bien, no son necesarios. Hay mil maneras de aprender: a través del juego, leyendo una guía de viaje... Si hay algo que reforzar, que sea en espacios muy breves. Largas tareas repetitivas u obligar a leer es contraproducente.
¿El amor-odio entre hermanos requiere de un mediador internacional o allá se las compongan?
-Requiere de la ayuda de los adultos. Lo primero que hay que hacer es preguntarse por qué se odian, porque generalmente entre hermanos y hermanas hay conflictos y disfrutes, pero cuando se llevan a matar, algo está pasando y suele tener que ver con qué lugar le hemos dado a cada cual.
Hay padres que se pasan el día jugando con sus hijos. No les da tiempo ni a tumbarse en la toalla.
-Muchos piensan que tienen que tener entretenidos a niños y niñas todo el tiempo y lo mejor es que aprendan también a estar solos. El aburrimiento puede ser el inicio de la creatividad. Si tú les llenas el espacio y el tiempo de actividades, se entorpece su desarrollo.
¿Deberían los padres hacer escapadas solos por ‘salud mental’?
-Deberían hacer escapadas solos por un criterio de salud. Como a menudo padres y madres relegan sus necesidades, el modelo de adulto que les estamos transmitiendo es sacrificado, resignado... Los niños y niñas necesitan vivir que sus padres se lo pasan bien, tienen proyectos propios... Que los adultos tengan su espacio es tan necesario como comer.